Por Meli Navas

1..2..3.. probando. Un, doh, bah, bah… ho, hola, hola. ¿Se escucha? Buenos días a todos, mi nombre es Meli Navas y soy Friendzone positivo.(Imaginense que ahora empiezo a pasar un powerpoint) Al día de la fecha tengo de 1006 amigos, según Facebook. (Vemos una gráfico de torta color gris con una leyenda que dice: 1006 amigos).

Es decir, que si a esto le aplicamos la relación que existe en el mundo entre hombres y mujeres, según la ONU, (vemos que la torta gris se pinta de color rosa y azul) entonces podemos deducir que mi friendzone está valuada en 507 amigos y 499 amigas. (Vemos que en el gráfico aparecen los números). Es importante aclarar que mis exs están Excluídos (se escuchan risas), ya que así como los borré de mi corazón, los borré de Facebook (se escucha un “aaaaaawwwww” colectivo). Y también que no me copa el incesto, así que voy a excluir a mi viejo, mi hermano, mis tíos y mis primos. Es decir que tenemos entonces a un total de 497 amigos. (Aparece en la pantalla un titular que titula y dice: Meli’s Friendzone=497 amigos)

497. ¡WOW! ¡Qué friendzone más hermosa! Años de elegir tan cuidadosamente a los integrantes que hasta podría decir que me quedó parecida a la champions league. Porque ahí adentro tengo a jugadores que valen millones. Así es, mis mejores amigos son figuritas difíciles, y si se los cambiara debería pedirles como 28 amigos normales a cambio. Y ojo, que como no soy celosa, lo haría pero hay un problema, y es que últimamente estoy sufriendo de un temita de capacidad. Parece que mi corazón hoy no le estaría entrando tanta gen- te nueva, porque siente ganas de profundizar. Es como que le bajó la inación y ahora sus números son más estables y reales.

Analicemos las causas (Vemos una diapositiva en la que empiezan a aparecer ítems debajo de este título: “POR QUÉ EL CORAZÓN DE MELI NO ESTÁ RECIBIENDO A NUEV@S AMIG@S)

Porque CRECÍ (aparece el ítem que dice: – Crecí), DEJÉ DE BUSCAR (aparece el ítem 2) y EMPECÉ A ENCONTRAR (aparece el ítem 3). Déjenme explicarles esto, en los úl- timos dos años me cayó una cha del tamaño del meteorito que mató a los dinosaurios en la prehistoria. A partir de ahí empecé a sentir que la clave era estar más quieta, dejar de querer irme y aprender a quedarme para darme tiempo de observar y observarme. Esa pausa me ayudó a descubrir que todo lo que pensaba que estaba en otro lado en verdad ya lo tenía, solo que no lo veía. Y ahora viene la última pieza del rompecabezas, hace muy poco me di cuenta de que puede llegar a pasarme lo mismo en el amor. Acá voy a hacer una aclaración: “si mis mejores amigos están leyendo esto, no freakeen muchachos porque no estoy contándole a internet que estoy enamorada de ustedes. Repito no estoy enamora- da de ustedes”. Lo único que quiero decir con todo esto es que estoy viendo posible, que pueda descubrir a alguien entre los no mejores amigos. AMO LA SENSACIÓN DE POSIBILIDAD. Es el juego que más me gusta. El de sí pero no. Quizás ya está acá y quizás todavía no lo sé, pero lo que sí sé que mi corazón es muy sabio y muy bicho, que has- ta es capaz de elegirlo para llevarlo a otra zona sin que ni siquiera yo me dé cuenta.

Para terminar quiero plantearle a todos los friendzoners del mundo esta inquietud, digo por ahí, quizás, maybe… ¿no es probable que nuestro problema hasta ahora haya sido que queríamos seguir buscando a gente nueva porque estamos corriendo atrás de un ideal? ¿No es posible que estemos buscando afuera lo que quizás ya tenemos? Por ahí este es nuestro momento de soltar un poco el ideal, para que el corazón pueda elegir algo más real y llevarlo a un mundo mejor. Solamente digo que ahí puede haber una posibilidad, porque hasta ahora con lo único que me sale coquetear es con mis ideas.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.