Luego de un auspicioso debut, #LaNocheDeLasBirrerias va por su segunda edición: cerveza, amigos y buena onda.

Por Lucas González

Todo comenzó como un chiste. “Puse en Twitter que antes de ir a #LaNocheDeLasLibrerias, prefería ir a #LaNocheDeLasBirrerias”, cuenta Facundo Enrique Soler, periodista y agitador cultural, sobre la génesis del evento. “Ahí me contactó Pablo (Mileo), mi socio, y me dijo que le parecía una buena idea”, agrega y cierra: “Yo lo había escrito en joda”. #HonestidadBrutal.

Dos meses atrás, la joda se concretó. “Pensábamos reunir entre 60 y 80 personas promedio por cervecería y superamos las más de 350”, dice sobre la primera edición, que contó con apenas cuatro establecimientos. ¿El Balance? “Increíble inclinando a demencial”.

Los cientos de litros consumidos de cerveza impulsaron a los organizadores a encarar una segunda edición, pero mucho más ambiciosa, por supuesto. En esta ocasión, la cantidad de cervecerías es más doble, ya que cerraron con un total de nueve. “No trabajamos con bares, cadenas ni restaurantes. La birrería es al paso, íntima, con ambiente amigable, sin reservas y con alma emprendedora”, reconoce Soler. “Si reúne esos requisitos, queremos que esté”.

Este segundo encuentro beodístico, que se hará el sábado 10 a partir de las 19, tendrá una diferencia: aquel que lo desee, podrá comprar sus pinta con antelación, desde el lunes 5, mediante un pago online. “La última vez logramos armar happy hour toda la noche, la gente que venía podía acceder a birra a mitad de precio a cualquier hora. El problema es que no podíamos asegurarles a todos ese privilegio y se armaban grandes colas en cada cervecería”, relata el periodista. “Con el sistema online pagás lo mismo que en 2 x 1 e inclusive más barato, y de paso no hacés cola, ya que retirás la pinta de una, por medio de unas fichas que vamos a repartir”, dice y suelta: “Ganan los birreros, ganan los asistentes y nos relajamos nosotros”. Claro que sí.

birra 2

El grueso de la actividad, admite Soler, se concentrará entre Chacarita y Palermo, “el polo birrero más grande que tiene Buenos Aires”, entre Avenida Lacroze y Avenida Scalabrini Ortiz, aproximadamente.

A modo de consejo, recomienda al público que se acerque, puesto que descubrirá un mundo nuevo, con cerveza de calidad, gente buena onda y un plan divertido. “No es solamente tomar birra, también es divertirse”. Y sobre las expectativas, es más bien cauto, filo conservador. “La otra vez ni a palos esperábamos tanta gente y esta vez no me animo a arriesgar un número. Los que vinieron quieren volver y la bola se corrió”.

Antes movidas como la Noche de las galerías o la de las Librerías, que terminó impulsando esta corriente etílica, Soler reivindica la importancia y la impronta de lo que están llevando a cabo: “En cada birrería de las paradas habrá una oferta cultural distinta, desde recorridos guiados por una fábrica de cerveza hasta shows en vivo. Más allá de eso, la idea es enaltecer el espíritu de la birrería en sí, un lugar simple con un producto de calidad a un precio razonable en donde vas a encontrar gente genial para pasar el rato o un ambiente ameno para tomar un trago en solitario”. ¡Salú!

CERVECERIAS PARTICIPANTES:

Funes – Olleros 3740

Koi Dumplins – Ministro Justiniano Carranza 1591

Cervecería Nacional – Nicaragua 6080

Pinta Madre – Nicaragua 5711

Gaboto – Fitz Roy 1715

Morante – Godoy Cruz 1781

Kramer Bier Haus – Uriarte 1411

Lo de Cholo – José Antonio Cabrera 5187

Growlers – Gurruchaga 1450

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.