POR: Patricio Saavedra

Trabajó duro para convertirse en el mejor payaso terrorífico de la historia. Hoy nos dice que “los miedos nos conectan con todo eso que no conocemos y que sin embargo está ahí, latente y esperando por salir”. Conocé la intimidad del joven que le da vida a Pennywise.

Detrás del rostro de uno de los payasos más terroríficos de la obra del cine -fruto de la imaginación volátil del genial Stephen King- se esconde uno de los actores más prometedores del mundo del cine. Estamos hablando Bill Skarsgard, un actor de  27 años que mide 1 metro 92 centímetros, que puede mirar en dos direcciones a la vez y que interpreta de manera notable a Pennywise, el célebre payaso terrorífico de la flamante remake cinematográfica de It. Según declara a quien quiera preguntárselo, Bill se preparó de manera exigente para lograr el papel del payaso más celebre del mundo del terror. Semanas frente al espejo experimentando sonrisas, sonidos y diferentes poses fueron parte del duro proceso de construcción.
El film dirigido por el argentino Andy Muschietti que pocas semanas atrás llegó a los cines de todo el país, instauró una nueva mirada sobre el clásico de King de la década de los ochentas, al mismo tiempo que llegó a toda una nueva generación que adora el terror de factura sensible.

¿Eras un fan del terror o específicamente de Stephen King cuando te propusieron interpretar a Pennywise?
Siempre disfruté lo oscuro de las historias misteriosas. Da la casualidad que ese tipo de sensaciones se encuentran en los libros de Stephen King. Leí la novela  It que fue una inspiración fuerte y que luego me preparó de la mejor forma para el rol que interpreté.

Contame sobre las audiciones de la película. ¿Fue cómo te lo esperabas?
A menudo no se tienen este tipo de oportunidades pero son cosas que están ahí afuera. Pero estos en mis años 20 no me sucedió y si sucede es bienvenido. Pero lo concreto es que estaba muy entusiasmado por interpretar y mostrar que podía hacer el papel. Me prepare mucho para interpretar a Pennywise, investigué mucho porque se trata de un personaje icónico, así que fui con todo, me divertí en la audición aunque requirió mucho mi. Para eso alquilé una casa y ahí experimenté libremente sobre las características que quería darle al personaje, así que varias de esas cosas fueron a parar al film.

Pennywise es uno de los más icónicos personajes de Stephen King. ¿Qué pasó por tu cabeza cuando te dijeron que tenías el papel principal de la película?
Antes que nada tengo que contarte que el proceso de casting fue muy, muy largo. Después de las audiciones me fui a mi casa en Suecia, con la sensación de que el papel principal de It era lo que verdaderamente quería realizar. Estuve muy metido en la realización del personaje, inclusive estuve metido en la producción previa del film aunque no tenía el trabajo todavía. Eso fue algo frustrante porque conocía mucho de lo que sería la película pero no tenía el role en mi poder. Así que lo mejor que pude hacer fue esperar que me llamaran para decirme si lo haría o no, y finalmente sucedió lo que esperaba que sucediese. Fue algo de inmensa calma saber que tenía el papel así que por fin pude relajarme con esa inmensa sensación.

¿Cuáles fueron los mayores retos o desafíos que te indujo el papel de Pennywise?
El más grande desafío fue darle la vuelta, la característica distintiva al papel para que la gente quede intrigada con el personaje. La mayor parte del tiempo trabajé con los sonidos que haría pennywise, en referencia a risas, movimientos y voces. No quería bajo ningún aspecto que se pareciese a mí. Así que hay un montón de cosas que averigüé para el rol y que terminaron produciendo mucha satisfacción.
Es notable es sentido del humor del personaje…
Me gusta la idea de que tiene un sentido del humor inigualable. Pennywise disfruta el temor y el sufrimiento, sobre todo porque lo encuentra divertido. Eso es verdaderamente terrorífico y la gente lo encuentra casi de la misma manera. Es curioso cómo el miedo puede causar, siempre en el ámbito del cine, una sensación ambigua.

IT FOTO APERTURA, PODES RECORTAR DE LOS COSTADOS

Pennywise tiene una interpretación muy física. ¿Qué desafíos te trajo en ese plano?
Es verdad lo que decís porque fue físicamente extenuante interpretarlo. Tengo que decir que jamás estuve tan cansado como durante el rodaje. Hubo mucho ruido, gritos  situaciones ligadas a mi interpretación que tenían que ver con el uso de mi voz que me cansaron de sobre manera. Hubo días en los que terminé agotado.

¿Cómo fue trabajar con Andy Muscietti en la dirección?
Andy fue una inmensa ayuda para mí. Es una persona muy visual, así que sabía perfectamente lo que quería para Pennywise, sobre todo el look. Las películas son de los directores y respeté mucho su visión de Pennywise, incluso compartimos ideas sobre el rol. Fue muy importante para mí tener a alguien en quien poder confiar para recorrer lugares de la actuación, y sobre todo para tomarme un Descanso durante la filmación. Tuvo una inmensa observación muy aguda sobre todo lo que pasaba en el set, e inclusive más que muchos otros que conocí y que no pienso ser más claro con lo que estoy diciendo (risas). Hay muchos directores que en el set no son tan buenos pero hay muy pocos que tienen tanta pero tanta dedicación y esmero como tuvo Andy en esta película. Sinceramente, creo que estuve en muy buenas manos cuando trabajé con él y espero que sigamos trabajando de la misma o mejor forma en el futuro.

¿Cómo solucionaron el vestuario, maquillaje y sobre todo el pelo para la caracterización?
Hubieron muchos preparativos sobre eso que bien me preguntás. Muchas cosas, días, situaciones, pruebas y factores intervinieron en la realización de la performance. Tuve la suerte y todos la tuvimos de estar involucrados con gente muy, muy talentosa para construir la imagen de Pennywise. Esa es la belleza de hacer películas porque se trata de una colaboración por naturaleza.

¿Cuánto tiempo te tomo el tema del maquillaje para transformarte cada día y qué te pasó cuándo te viste caracterizado por primera vez?
La primera vez me tomó unas cuatro o cinco horas llegar a la caracterización total, pero lo redujimos a unas dos horas y media con el tiempo. La primera vez que tuve todo el maquillaje puesto me pare frente al espejo y comencé a mirarme y hacer diferentes caras y sonidos para ver cómo funcionaba todo eso junto.

¿Cómo fue la filmación en Toronto? ¿Se encontraron fans durante el proceso de filmación?
Mirá, la verdad es que siempre tuvimos a Pennywise muy cubierto, inclusive yo andaba bajo un paraguas para no ser visto antes de tiempo, sobre todo para ocultar mi vestuario. Pero bueno, en el sitio de filmación apareció un fan vestido de payaso que me pareció muy…bizarro (risas).

“Me preparé mucho para interpretar a Pennywise, investigué mucho por que se trata de un personaje icónico, así que fui con todo, me divertí en la audición aunque requirió mucho mí. Para eso alquilé una casa y ahí experimenté libremente sobre las características que quería darle al personaje. Finalmente varias de esas cosas fueron a parar al film”

¿Después de haber interpretado a un payaso, te preguntás por qué mucha gente les tiene miedo en la vida real?
Vi algunos documentales y leí mucho sobre eso. Lo que entendí es que eventualmente sufrimos un efecto que no recuerdo bien cómo se llama que no existía cuando Stephen King escribió la novela en la que se basa It. Es obvio que algo sucede en torno al tema de los payasos. Hay una separación que se realiza con el maquillaje que va mucho más allá de lo que podamos explicar en este espacio. Es algo evidentemente complicado. Pennywise es una manifestación     de los miedos que todos tenemos, es decir que llevamos ese miedo con nosotros a donde quiera que vayamos. Sin embargo, se trata de manifestaciones psicológicas que seguramente ya habrán estudiado. De alguna manera, los miedos nos conectan con todo eso que no conocemos y que sin embargo está ahí, latente y esperando por salir.

¿Qué esperás sobre It y su exhibición vista alrededor del mundo?
Esto es mucho más que un film típico de horror. Es una historia muy movilizante y espero que quienes vean la película se sorprendan y se sientan cerca de los jóvenes actores, sus roles e historias interpretadas. También espero que sus actuaciones puedas cautivarlos a base del miedo (risas).

Venís de una familia conocida de actores y serás juzgado con una vara alta, ¿verdad?
Es verdad eso pero yo soy el único responsable de mis actuaciones. Mi familia es mi familia y estaría bueno que me miren a mí. Tengo ganas de ser juzgado por lo que mi trabajo representa en la pantalla y no quiero más ayuda que la que tienen otros actores de mi generación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.